Perú

CNPC entró en el mercado peruano en 1993. Desde entonces, ha venido realizando inversiones petroleras y prestando servicios técnicos y de ingeniería en el país.
Operaciones de Petróleo y Gas

La inversión de CNPC en el Perú se concentra principalmente en el lotes 6/7 de Talara, así como los lotes 1-AB/8. En 2013, CNPC compró todos los activos de Petrobras en el Perú, incluyendo sus tres lotes petroleros(son lotes 57,58,10). En 2014, se cerró el trato para la compra y logró el funcionamiento estable del proyecto. En noviembre de 2014, CNPC y el Ministerio de Energía y Minas de Perú suscribieron un Memorando de Entendimiento sobre Cooperación de Petróleo y Gas. Según el documento, las dos partes ampliarán la cooperación en la exploración, el procesamiento de gas natural y productos químicos. En noviembre de 2016 firmó con el Ministerio de Mina y Energía del Perú el Memmorándum de Entendimiento entre China y Perú sobre la Profundización de Cooperación en el Petróleo y el Gas. De acuerdo con el cual, las dos partes fortalecerán la cooperación en esféras de prospección y producción, refinería, construcción y desarrollo de la infraestructura de transporte y de distribución, transporte de LNG y de uso sintético en down-stream, y en I+D de la tecnología petrolífera y de gas.

Lote 6/7 de Talara

El campo petrolero Talara está ubicado en el noroeste del Perú, encontrándose en la zona desértica de la costa al oeste de los Andes. Se trata de uno de los primeros yacimientos petroleros explotados en América del Sur. El campo Talara está constituido por fallados extremadamente fracturados y las condiciones geológicas son complejas. Los lotes 7 y 6 fueron explotados respectivamente en los años 1874 y 1903 respectivamente, contando con una historia centenaria de desarrollo. A partir de la década de 1990, estos lotes entraron en la producción madura.

En octubre de 1993 y julio de 1995 respectivamente, la empresa subsidiaria de CNPC SAPET firmó contratos de servicios petroleros en los lotes 6/7 de Talara con Perúpetro S.A., siendo éstos los primeros lotes operados por CNPC en el extranjero.

Luego de tomar control de los lotes 6/7, la empresa puso en juego sus tecnologías y descubrió 11 nuevos reservorios de petróleo y cuatro reservorios de gas, obteniendo importantes reservas de petróleo y gas de alta calidad. Mediante la prospección sísmica tridimensional, se interpretó la estructura del lote 7 y el yacimiento petrolífero San Juan del Norte, transformado posteriormente en un campo petrolero con una capacidad productiva de 576 mil barriles anuales. Mientras tanto, el uso de la experiencia china en la explotación progresiva de los fallados complejos, junto con la aplicación de pozos horizontales, estimulación de yacimientos, recuperación secundaria con inyección de agua y la tecnología de fracturación secundaria han permitido aumentar y estabilizar la producción petrolera.

Gracias a la perforación de nuevos pozos y las medidas para reactivar los pozos viejos, la producción del crudo aumentó significativamente. En sólo tres años, la producción por día se cuadruplicó de 1.700 barriles a más de 7.000 barriles. Desde 1996, la producción anual se ha mantenido en más de 1 millones de barriles, alcanzando el máximo nivel en 1997 con una producción de 1,96 millones de barriles. Asimismo, se ha mejorado ostensiblemente la tasa de éxito de nuevos pozos, aproximándose al 70% en el lote 6. La perforación de una serie de pozos de alto rendimiento que superaron una producción de mil barriles/día ha causado gran repercusión en el sector petrolero local.

En 2009, la producción se aumentó de manera estable gracias a las medidas integrales de perforación, reactivación de pozos maduros y optimizar la operación. Hacia finales de 2009, la producción alcanzó más de 5 mil barriles/día, creando el récord en los últimos diez años. En 2013, la administración viene impulsando los estudios de los campos petroleros, así como la operación de mantenimiento y recuperación de producción petrolera de pozos abandonados temporalmente, de manera que se logró una producción estable de los lotes 6/7.

Bloque 1-AB/8

El 11 de julio 2003, la empresa firmó con la petrolera argentina Pluspetrol un convenio de colaboración sobre los lotes 1-AB/8, obteniendo de ésta 45% y 27% de las acciones respectivamente en el lote 1AB y el lote 8.

Los lotes 1-AB/8 se encuentran en las zonas de selva tropical de la cuenca amazónica de Perú, y el corte de agua del bloque alcanza el 96%. Investigando cuidadosamente la ley de distribución de petróleo restante, logramos retardar de forma efectiva la declinación de la producción. Mientras tanto, diseñamos con precisión la ubicación de los pozos a perforar, lo que ha favorecido el buen desarrollo de nuevos pozos, obteniendo óptimos resultados en la producción. La entrada en producción de dos pozos horizontales en el campo Yanayacu del lote 8 logra frenar la rápida declinación productiva de los campos petroleros maduros con alto corte de agua, estabilizando la producción de crudo.

Lotes 10/57/58

Este proyecto está constituido por 3 lotes, el 10 que está en Talara con una superficie de 469,5 km², y las acciones son 100% de CNPC, el lote 57 que se encuentra en la selva tropical del centro del país, de 2.871km² y con 46,16% de las acciones para CNPC y el lote 58 es una zona de exploración, con una extensión de 3.401 km², y es 100% de CNPC.

Los lotes que están en producción poseen una capacidad potencial de 730 mil toneladas anuales de crudos y 1MMM de m³ de gas. El lote 58 está en etapa exploratoria. Se estima que para 2020 los lotes 10/57/58 lleguen a su nivel máximo de produción.